UBICACIÓN LOCATION

[VOLVER // BACK]

La ciudad de Toro se localiza en el noroeste de la península ibérica en la submeseta norte a orillas del río Duero, cuyo cauce atraviesa su término de este a oeste. La ciudad se sitúa en un cerro elevado (a más de 700 metros msnm) custodiando la vega del Duero. También recorren su término los ríos Guareña, Hornija y Bajoz, así como el arroyo Talanda.

Toro se sitúa al este de la provincia de Zamora, a sólo 32 km de la capital provincial (Autobús y AVE). Además, se encuentra a una distancia de 62 km de Valladolid (Aeropuerto de Villanubla, Autobús y AVE), 72 km de Salamanca (Autobús y Tren) y 220 km de Madrid (Aeropuerto de BARAJAS, Autobús y AVE).

Los primeros vestigios arqueológicos encontrados, sitúan el origen de Toro en la Edad del Hierro II. Estos restos junto con el verraco de piedra que aún se conserva en la ciudad, permiten suponer la existencia de un castro que algunos autores identifican con la antigua ciudad vaccea de Arbucala, situada en la calzada de Astorga a Mérida y Zaragoza. Este primer asentamiento, posiblemente desapareció con posterioridad y seguramente formó parte del denominado Desierto del Duero que sería repoblado como bastión leonés.

En el 573 Leovigildo organizó una campaña contra los suevos, en la que estos últimos fueron derrotados en varias ocasiones. El resultado final fue la sumisión del rey Miro a la supremacía visigoda, convirtiéndose en un federado de su corona. Además fundó Villa Gothorum (actual Toro) como baluarte contra los suevos y lanzadera de la posterior repoblación de los futuros Campi Gothorum (Tierra de Campos).

El año 899 es conocido en la historia de Toro como el de la repoblación de la ciudad, basándose directamente en el cronista del rey Alfonso III, el obispo Sampiro. Esta repoblación fue frenética debido al riesgo de perder de nuevo las tierras para el dominio cristiano, por lo que se recurrió a personas consideradas «prescindibles» en otras ciudades. Durante la Edad Media fue una de las ciudades más prósperas del Reino de León por su producción vitivinícola. Se atribuye a Alfonso IX, rey de León, la siguiente frase: «Tengo un Toro que me da vino y un León que me lo bebe».

En 1476, los toresanos partidarios de Isabel la Católica acordaron sublevarse contra los portugueses que ocupaban la ciudad. El gobernador Juan de Ulloa, valedor de La Beltraneja, envió a la horca a todos los conjurados, pero ordenó dar garrote vil a Antonia García, esposa de Juan de Monroy, en la reja de su misma casa. La reina Católica mandó tras su entrada en Toro dorar esa reja en desagravio.

Toro fue durante cuatro siglos una de las diecisiete villas y ciudades con voto en Cortes, ocupando el lugar duodécimo, inmediatamente después de Zamora y delante de Madrid. En 1943 la Diputación provincial elige mayoritariamente a su alcalde Ambrosio Delfín Álvarez Tejedor para el cargo de procurador en Cortes en la I Legislatura de las Cortes Españolas (1943-1946), representando a los Municipios de esta provincia.

La base de la economía del municipio está sustentada por el sector primario, destacando su producción vitícola que, dada su alta calidad, desde hace años merece laDenominación de Origen Toro. En el sector secundario destaca la industria agroalimentaria, principalmente las bodegas elaboradoras de vino, teniendo bastante influencia en la economía local la azucarera y otras empresas transformadoras, tanto de productos lácteos como de panadería-repostería.

De este vino se habló desde épocas medievales pero de origen prerromano, referenciado en innumerables obras literarias de autores como Góngora, Quevedo, o el Arcipreste de Hita, entre otros.

Los privilegios comerciales de Toro han sido innumerables desde los romanos, que se abastecían de tan exquisito elixir y que siglos más tarde facilitó a sus artesanos y por extensión a su ciudad, de privilegios reales. Incluso acompañó a la tripulación del descubrimiento de América y sació la sed de innumerables provincias en las que estaba prohibida toda importación no originaria de la propia tierra.

Dadas las excepcionales condiciones climatológicas que se prestan en la zona, la variedad Tinta de Toro madura temprano, esto da la oportunidad para que las bodegas elaboren además, vinos por el sistema de maceración carbónica (encubado de racimos enteros), estos vinos fragantes, frescos y aromáticos se empiezan a comercializar a partir del mes de noviembre, dentro del mismo año de la recolección de la uva.

Son reconocidos los licores elaborados por la comunidad de frailes del Convento de los Padres Mercedarios.

Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Toro_(Zamora)

...